sábado, 1 de marzo de 2014

LA RANA ORGULLOSA! ... No seamos orgullosos como la rana.

LA RANA ORGULLOSA!

Una rana se preguntaba cómo podía alejarse del clima frío del invierno.

Unos gansos le sugirieron que emigrara con ellos. Pero el problema era que la rana no sabía volar.
"Déjenmelo a mí" -dijo la rana-. "Tengo un cerebro espléndido".

Luego pidió a dos gansos que la ayudaran a recoger una caña fuerte, cada uno sosteniéndola por un extremo. La rana pensaba agarrarse a la caña por la boca.

A su debido tiempo, los gansos y la rana comenzaron su travesía. Al poco rato pasaron por una pequeña ciudad, y los habitantes de allí salieron para ver el inusitado espectáculo.

Alguien preguntó: "¿A quién se le ocurrió tan brillante idea?" Esto hizo que la rana se sintiera tan orgullosa y con tal sentido de importancia, que exclamó: "¡A mí!"

Su orgullo fue su ruina, porque al momento en que abrió la boca, se soltó de la caña, cayó al vacío.

MORALEJA: No seamos orgullosos como la rana.

Una persona orgullosa, soberbia, y arrogante, es aquella que tiene un exceso de autoestima, se cree mejor y menos precia a los demás. Alarde incluso de características y talentos que carece.

El orgullo es la falta de humildad y de mansedumbre. El orgullo hace que la gente esté en contra de Dios y de los demás. La vanidad, la dureza de corazón y la altanería son también características típicas de la persona orgullosa.

(Esta historia fue escrita por un autor desconocido, pero está basado en un cuento de Esopo. La historia con su moraleja fue coleccionada, y recontada por Max Guerra