jueves, 2 de enero de 2014

UN PASEO POR EL CIELO! ... Seamos agradecidos todos los días de nuestra vida.


UN PASEO POR EL CIELO!

Anoche soñé que estaba en el Cielo y que un ángel me servía de guía para mostrarme los alrededores.

Caminaba lado a lado a través de un largo salón de trabajo lleno de ángeles.

Mi ángel guía se detuvo enfrente de la primera sección y dijo: “Ésta es la sección de "Receiving“
Aquí todas las peticiones hechas a Dios en oración son recibidas.

Miré alrededor del área, estaban extremadamente ocupados y eran tantos los ángeles sorteando peticiones de todas partes del mundo, que quedé impresionado.

Luego pasamos a través de un largo corredor hasta que llegamos a la segunda sección.
El ángel me dijo entonces: “Ésta es la sección de empaque y despacho"
Aquí, la gracia y las bendiciones que fueron solicitadas por las personas son procesadas y entregadas a aquellos seres vivos que las pidieron.

Noté cuán ocupados estaban allí también. Había muchísimos ángeles trabajando muy duro, eran muchas las bendiciones siendo enviadas a la tierra.

Finalmente, en el punto más lejano del corredor nos detuvimos en una puerta de una sección muy pequeña.
Para mi gran sorpresa, había sólo un ángel sentado allí, y con muy poco que hacer;
“Éste es el cuarto de confirmación de recibo", me informó el ángel...
Parecía un poco apenado.

¿Cómo es que hay tan poco trabajo aquí?, le pregunté.
"Muy triste", suspiró el ángel, "Luego de que las personas reciben las bendiciones que solicitaron, muy pocos envían la confirmación de recibo de vuelta"

“¿Y cómo se debe confirmar el recibo de una bendición?“
Le pregunte al ángel. "Muy simple", me contestó: "Solo tienes que decir GRACIAS DIOS!!!

MORALEJA: Seamos agradecidos todos los días de nuestra vida.
- El Señor desea que tengamos un espíritu de gratitud en todo lo que hagamos y digamos. Cuando somos agradecidos, tenemos una mayor felicidad y satisfacción en nuestras vidas, y reconocemos la influencia y las bendiciones del Señor.

Cuando estamos agradecidos por lo que Él nos ha dado, por la vida, por los talentos y la familia, vivimos mejor. La felicidad y la gratitud se traducen en bondad a los demás y el deseo para dar a los demás lo que nosotros tenemos: generosidad y amor.


(Esta historia fue escrita por un autor desconocido. La historia con moraleja fue coleccionada y recontada por Max Guerra Moscoso).